Archivo | diciembre 2012

Hoy cuenta más que mañana

Inicio este post con la frase «sólo sabemos de hoy, mañana no sabremos» pues debo confesar que con la reciente noticia de la pérdida de la «Diva de la Banda» Jenni Rivera me hace pensar que nuestra vida es solo un momento, que vivimos día a día, en la que pasan problemas, tiene sus momentos de felicidad, tristeza y demás. Pero también debemos aprovechar y ser más calmados, ser lentos para la ira y rápidos para perdonar. Disfrutar de la familia, los amigos, de cada día como si fuera el útlimo. Ya que no sabemos cuando es nuestro día final. Al menos de que este pasando por una enfermedad terminal y nos diagnostiquen el tiempo que vamos a durar. De ser así de tener la dicha de saber; cuantas cosas no arreglaríamos y dejaríamos ordenadas antes de partir. Sería una gran oportunidad.

No es que sea fan de esta artista ni mucho menos criticarla por todo lo que paso en su vida. Sino que también me hizo recordar la reciente muerte de mi tío Juan José quién el martes 04 de Diciembre cuando todo parecía normal recibimos las triste noticia de que ya no estaría más con nosotros. Fue sorprendente, triste, chocante y hasta frustrante porque algunos miembros de nuestra familia tenían mucho sin verlo y sin hablar con él. Pero en mi caso tuve la oportunidad de hablar con él justamente dos semanas antes de irse para siempre. Me llamó porque estaba preocupado por mi salud y el embarazo; nos despedimos con cariño. Sin saber que esa era nuestra última conversación. Gracias a Dios por esa oportunidad. Igual es doloro recordar que fisícamente no estará con nosotros pero siempre estará su carcajada, su alegría, su saludos efusivos, sus halagos, ah! sus historias de películas ochenteras favoritas, su destreza para los números, sus habilidades para el baile y demostrarlo en cada oportunidad que teníamos en familia, ya fuera en navidad o cumpleaños. Siempre lo recordaré.

Por eso déspues de esto decidí tomarme la vida con calma, disfrutar cada momento de mi vida como siempre hago, llamar a mis seres queridos decirle que los quiero y sobretodo no dejar nada para mañana pues solo sabemos del día de hoy. Quizás para luego sea muy tarde. Vivir cada momento!

Esta entrada fue publicada en diciembre 10, 2012. 1 comentario

Embarazo a prueba de todo

Mi vida siempre la he tratado de vivir cumpliendo mis sueños y mis metas, pero cuando no se pueden busco otro camino para conseguirlas y la mayoría de veces lo hago. Ahora simplemente existen algunas que se me van de las manos, por ejemplo este embarazo de mi segundo hijo.

Al embarazarme, sentí una felicidad inmesa, siempre había pedido a Dios quedar embarazada por segunda vez para darle otro hermanito o hermanita a mi Sebastian y que este pudiera compartir y vivir la vida de hermanos que yo no tuve y no…bueno! …por muy poco tiempo porque mi hermanito falleció cuando él tan solo tenía 5 años y yo 11, desde entonces he vivido como hija única, claro solo para mi mamá, ya que mi padre se encargó de hacer crecer su decendencia por otro lado. En fin el punto está que no quería que mi hijo estubiera solo así fuera hembra o varón el necesitaba alguien con quien compartir dentro de casa. Pues fuimos premiados con otro varón y le hemos puesto por nombre Max Josué, el cual fue elegido por mi esposo, sin darnos cuenta la votación nunca se dió y al final terminamos aceptandolo todos. Hasta el punto que mi hijo ya sabe los apodos, relajos y comparaciones que le dira para cuando nazca.

Volviendo a mi emabarazo, pues sí más felíz que yo no podía haber otra. Decía voy hacer esto, voy a comer aquello y voy hacer ejercicios, ya veras esto será muy diferente al de Sebastian, en el que me acostaron por dos meses e hice diabetes gestacional. Pues que creen? La historia hoy se repite y de que manera. Porque hasta mi madre viajó de emergencias para cuidar de mi.

Con mi primer embarazo no sufrí contraccciones con dolor y este sí, no me inyecté insulina en este sí soy insulina dependiente, no me internaron tantas veces y en este parece que mi pasatiempo favorito era compartir con los doctores en un centromédico. No hice dieta drástica o plan alimenticio ( como le dice mi endocrinologa) que en vez de ser plan alimenticio, debería de llamarse «prueba de resistencia del hambre» para ver hasta donde puedo aguantar y si llego viva a la próxima comida, porque las cantidades que me pide comer más bien son para una modelo pero no para una pazona como yo. Pero con el tiempo lo hemos logrado, aquí está otra prueba superada.

Pero la prueba que no he podido superar y por la cual lucho es el de estar todo el tiempo acostada, ya no encuentro que hacer. Me canso de dormir, me cansó de leer, pero libros, porque nadie me hace leer noticias en estas circunstancias, cero estres depresivo…sobre todo me canso de ver todas las redes sociales que existan en mi móvil. No llevo vida de nadie pero las cosas que postean me entretienen y me hacen sentir que estoy cerca de mis amigos viviendo esos momentos con ellos. Suspiro y pienso me canso de estar descansada. Entonces finalmente me he dado cuenta de que estoy pasando por una prueba, de la cual solo me queda ser paciente y dejar que el tiempo pase sin volverme loca y sin volver locos a los que están a mi alrededor incluyendo la pobre Yahayra ( mi asistente de hogar) a quien la llamo «cuchucientas» veces al día y la cual debe de poner los ojos en blancos cada vez que lo hago. Pues ya que no me puedo parar al menos que sea hacer las diligencias fisiológicas que nadie puede hacer por mí. Sí ella es la que me asiste en todo durante el día y de quien estoy muy agradecida.

Así que estaré en reposo absoluto para que baby Max pueda aguantar 4 semanas más, para que salga sano, fuerte y sin necesitar ir a cuidados intensivos. Estoy confiada que así será. Yo sé que este sacrificio valdrá la pena cuando vea su carita por primera vez cuando nazca. Eso me da fortaleza para seguir.

Continuará…